Seguidores

Google+ Followers

martes, 29 de abril de 2014

SINTRA 2.




18 comentarios:

  1. M'agraden molt les tres, especialment la panoràmica, una tècnica que no domino gens ni mica.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amb les noves camares es molt sencill i dona resultats espectaculars. Una abraçada.

      Eliminar
  2. !!!Ah¡¡¡ aquellos colores en aquellos edificios. Un sueño vivido realmente. Un abrazo David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te traigan buenos recuerdos. Un abrazo, Luis.

      Eliminar
  3. Vengo retrasada en el viaje pero ya te alcancé. Bosques difuminados en espeso gris, murallas con oscuras hiedras cubiertas, castillos encantados, mansiones fantasmales, hornacinas sin santos...

    Si las unimos todas casi tendríamos a mano, las ilustraciones para una nueva leyenda de Becquer.
    Eres mi héroe. :))

    Beset i cafenet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, aun no has visto nada, ya veras cuando entremos en las quintas con sus jardines de ensueño y sus palacios de cuento. Tal que Alicio en el Pais de las Maravillas.

      Besets y fins demá.

      Eliminar
  4. Federico en barricada (con barretina picona).30 de abril de 2014, 5:53

    Fátima, la saharaui de edad indefinida que prepara los frugales platos y manipula teteras y samovares tras el mostrador de "Salterio" (un bochinche magrebí penumbroso y aromático como una cueva de Las Mil y una Noches), nos preparó un té con leche y especias que dejaba un regusto picante y fresco en la boca... Decía ella que "limpiaba" por dentro.
    No hablo de la Medina de Fez, sino de un antrito moro en plena judería de Barcelona. Es fácil pasar de largo si no reparas en la mortecina luz de un farolillo de latón que cuelga de la entrada. Siempre paso por allí en mis visitas a la ciudad. Además Fátima estuvo muy amable con mi currita: le dijo que era hermosa por fuera y por dentro (¿cómo sabrá ella de esas adentridades?), cosa que le alegró la noche... Las donas siempre agradecen estas lisonjas; los hombres, también, y yo soy de los más agradecidos.
    Suele flotar en el aire tibio de la cava una música de fondo con temas andalusíes pero en esto que entra un negro gigantesco con rastas y una guitarra terciada y se pone a tocar reggae... Fue estupendo. Pero lo mejor de aquella "noche musical" estaba por llegar. De regreso al hotel, Carrer del Bisbe adelante, empezamos a escuchar el rasgueo de un guitarrista que tocaba en la pequeña placita que forma el arranque del Carrer de la Pietat: "Asturias" de Albeniz! Un deleite escuchar semejante música, allí y a aquella hora. Proseguimos la bajada de la calle y en la placita que hay delante de Santa Lucía una mujer aún joven, algo gruesa y vestida con una túnica negra desgranaba el... "Ave Maria", de Gounod: te aseguro que la calidad de la voz era la de una mezzosoprano profesional... Emocionante. En aquel rincón de acústica especial se suelen plantar magníficos artistas en precario: juguetes rotos de esta puta Krisis que todo los destruye.
    Cuando poco después enfilamos la Rambla, vimos la luna sobre Montjuic. Y a Colón parecía que le brillaban el dedo y la nariz.
    Estas cosas pasan en Barcelona, en ese país vecino nuestro. Lo que te cuento, artista, no tendrá mucho que ver con Sintra...; aunque ahora que me fijo tiene mucho, muchísimo que ver. Y que sentir.
    Ahora me voy a tomar un café al Rabal, barrio de buena gente.
    Salute.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Rabal era Paco; el nombre de esta pequeña Babilonia se escribe con V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te hacia yo de regreso pero veo que estas sacandole el jugo a esa tierra de fusión y acogida que es Cataluña y en particular Barcelona aunque le pese a tantos. Tan de acogida que hasta un islamista radical paquistani tenia o tiene el Artur de mano derecha. Cosas veremos. Disfrutad la estancia con salud.

      Eliminar
    2. A don Artur Mas lo vimos pasar apuros el lunes pasado. Era el Día de les Esquadres y acudió al Auditori a colgar medallas y a soltar rollo. Pasábamos por allí -porque íbamos al mercadillo de Els Encants- y vimos un montón de manifestantes (mossos, bomberos, funcionarios...) abucheando a las autoridades. Cuando llegó Mas, mucho más. El tío, como si nada: mandíbula al viento, pasó revista a la guardia en traje de gala (o sea, sombrerete de copa y alpargatas azules de pagés (!)).Parece ser que a estos funcionarios les han hecho retalladas múltiples.

      Eliminar
    3. Encara li passa poc. ¿Te lo traduzco? :))

      Eliminar
    4. No fa cap falta.

      Eliminar
  6. Espectacular la panorámica...Así me gusta Sintra :)))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. A destacar el colorido de esos edificios, colorido al que son tan aficionados en algunas zonas de Portugal y también de Galicia. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta el colorido en las ciudades y pueblos. No entiendo ese interes por las ciudades grises que ha imperado durante tantos años. Abrazos.

      Eliminar
  8. Un saludo, me gustó tu blog, enhorabuena, mucha fuerza en las imágenes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amapola. Se bienvenida a esta casa que tambien es la tuya y espero seguir contando con tus visitas. Un beso.

      Eliminar