Seguidores

Google+ Followers

domingo, 7 de julio de 2013

TOSCANA.

Dedicada a Remei amb afecte.

21 comentarios:

  1. Un lloc meravellós, una foto de primera!!!
    I damunt dedicada a mi!!! Uauuuuuuuuu!!!
    Ostras! M'has alegart el dia David, ets genial!!!
    Subidón!!!
    Gràcies!!!
    Abraçades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Gracies a tu per acompanyarme en aquest viatje fotografic. Una abraçada.

      Eliminar
  2. David, esta fotografía me parece estupenda y todo ello debido al punto de vista del autor. Has sabido remarcar las ondulaciones del terreno mediante la utilización del camino, seguramente situando la cámara a un nivel bajo, y esa línea del horizonte ha quedado perfecta. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. M'encanta aquesta línia d'arbres que separen el cel de la terra!
    Ah! la Toscana (sospir), quina meravella.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una meravella Josep pero no mes que les nostres terres. Una abraçada, amic.

      Eliminar
  4. Quién diría que es la Toscana, como creo que decís, bien podría ser un paraje más cercano... dice mucho ese camino... hacia el cielo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Amaya, tenemos paisajes por aca que no lo desmerecen. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola, David. ¿No harías como Evaristo Valle, pintor asturiano de la primera década del siglo XX, a quien becó el Ayuntamiento de Gijón para que fuese a París a perfeccionar técnica y que, al parecerle poco el dinero, se quedó en Noreña (un pueblo cercano en donde tenía una finca), fingiendo que se hallaba en la capital francesa. Se descubrió la trampa y le retiraron la prestación. Pero luego reconsideraron la penalización y le restituyeron la pasta y -esta vez sí- tomó el tren para París. Deesde allí envió a sus mecenas un cuadro que tenía obligación de remitirles, como prueba de que aprovechaba el tiempo. No se le ocurrió sino pintar un cuadro ("La promesa"), ejecutado de memoria y ambientado en la Noreña que acababa de abandonar con el rabo entre las piernas. Algunos pensaron que el pintor calavera había vuelto a engañarlos, que no podía estar estudiando en París y representar de modo tan verosímil una escena asturiana. Hubo de aclararse el enredo y se le reconoció la facultad portentosa -que siempre tuvo- de representar como nadie el celaje brumoso de Asturias. Siempre pintaba de memoria sus paisajes.
    Digo todo lo anterior, David, porque viendo este paisaje pelado y siena de la foto, malicio que no has salido de tu nido del Maestrazgo y que nos endilgas una foto de aquellos secarrales, del año pasado lo más cerca, que este año todo está verde y florido, como nos lo demuestran las fotos recientes que has tenido a bien regalarnos antes del camelo. Porque la campiña de la Toscana que conozco es una sucesión de colinas tapizadas de una alfombra verde, con sus villas y bosquecillos de cipreses, nada que ver con esa especie de desierto que nos quieres colar por toscano.
    Como mucho, esta que nos ocupa y nos preocupa es de la cuenca del Jiloca, en el Teruel profundo; y los arbustos que se recortan en el cielo deben de ser melocotoneros..., por lo que no descarto, incluso, que estén por la parte de Calanda.
    Acabas de abrir una pequeña brecha en la confianza que te tenía, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, me encanta la historia que has contado. Es una buena lección para los malpensados, que en todas partes los hay. Y ahi lo dejo.

      Eliminar
  6. David, sea como sea la foto es divina y yo confio a pies juntíllas en ti y en tu honrada mirada, con lo cual... aquí estaré siempre y para lo que haga falta.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Luis, nuestro amigo Fede siempre va mas alla y se lo agradezco. Pero tambien agradezco la confianza, Otro abrazo enorme para ti.

      Eliminar
  7. Yo, Luis, no estaré aquí ni siempre ni para lo que haga falta. Tampoco digo que voy a creer a pies juntillas cualquier cosa que afirme David, porque los fotógrafos del Maestrazgo son famosos por sus alucinaciones (¿no ves que el campo está plagado de ermitas y de cuevas de anacoretas?). Pero (pese al decorado) estoy empezando a creer que David sí ha estado de veras en la Toscana. Más que nada porque creo que conozco esa pizzería de la foto, que está en una de las calles que parten del Campo dei Miracoli y se interna en la trama urbana de Pisa. Cerca de allí, hay una heladería que se hincha vendiendo helados a los guiris.
    Un saludo, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubo engaño, Fede, pero si una cierta maldad al elegir esta foto un tanto ambigua. He intentado trasladar aqui el debate interno que tengo desde que volví y es ¿que tiene la Toscana que no tengamos nosotros?.Conozco la respuesta, es la cantidad, es el marketing y si tienen arte, mucho y buen arte, pero ¿Y nosotros?. Salud, amigo.

      Eliminar
  8. Pues yo mi querido amigo Fede, si que estaré siempre aquí y continuaré creyendo todo lo que me cuente, nos cuente David, porque en su cabeza no cabe el engaño, la mentira, la mala intención. Si acaso el ensueño, la transformación de las realidades que se le ponen delante y que solo él es capaz de generar de esta forma magistral.
    De todo esto lo mejor es el debate abierto je je y el habernos conocido.
    Un abrazo Fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de grande tiene esta plataforma, Luis, que nos permite conocernos y compartir experiencias y amistad. Siempre hay un sitio para ti que eres un lujo. Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  9. Bueno, Luis, espero que hayas entendido que hablaba en clave surrealista; en realidad, soy surrealista full time y voy por la vida con unos anteojos que me procuran una visión peculiar de las cosas..., pero mis "fotografías" se quedan en el coco y, de vez en cuando, les doy suelta por escrito y ello multiplica los daguerrotipos según el número de los feligreses que tengan a bien soportar mis letanías. Igual que tú, amigo Luis, pienso que a las flores (a las piedras, a las almas, a las avecillas del campo) hay que tomarlas en corto y abrir el diafragma a tope para tratar de aprehenderlas.
    Pese a lo dicho, quienes me conocen me tienen por cerebral y pragmático, aunque sepan de esa faceta mía de escalador de cimas imposibles en las que (casi) todos han de conformarse (como los israelitas con Moisés), con esperar a que descienda de mi Sinaí particular. Por eso me hallo a gusto entre artistas y poetas, entre mujeres sensibles (a poder ser bellas) y entre hombres inteligentes. Siempre estoy aprendiendo..., como ahora, mis cuates, que pateo una ciudad plena de arte modernista, en donde "tu" Lluis Domènech, David, está muy bien representado.
    Salud a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuentanos de tus andanzas, Fede, pues seguro que con tu destreza e ingenio haras de tus paseos una experiencia peculiar y divertida. Un abrazo a ambos.

      Eliminar
    2. No ha lugar a la crónica viajera: ya estoy de regreso en casa y nada especial que reseñar.
      Salud.

      Eliminar
  10. Es un itinerario magnífico.
    Excelentes las fotografías.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un itinerario que esta llegando a su fin y que se ha hecho agradable gracias vuestra compañia. Abrazos, Balamgo.

      Eliminar