Seguidores

Google+ Followers

lunes, 22 de julio de 2013

LE BICICLETTE SONO PER L´ESTATE.








21 comentarios:

  1. Una excelente muestra en al que, para mi gusto personal, destacaría la primera de ellas por la composición y el revelado. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien es la que mas me gusta junto con la ultima. Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  2. Estupendo itinerario fotográfico de bicicletas para fomentar el excelente uso y resultado de ellas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero fotografiarlas a utilizarlas, son muchos años sin gastarla. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy buenas tomas...felicidades por tan buenos trabajos!!!

    Un saludo!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ignacio, eres muy amable. Espero seguir viendote por aqui, sientete como en tu casa. Un saludo. :)

      Eliminar
  4. La primera, la tercera, la cuarta y la quinta son para mi excelentes...Muy buen trabajo "ciclístico",David! Además de incentivar su uso, limpio y saludable...

    ABRAZO GRANDE!
    FELICIDADES.


    http://expresiongraficayverbal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maritza, yo con las bicis soy como los medicos, haz lo que yo diga pero no lo que yo haga. Je, je, yo soy mas de darle a los pies. Un abrazote, guapa.

      Eliminar
  5. Me encantan las fotos de las bicis....y muy buenas las tuyas...un abrazo desde Murcia..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son todas mias, Alp, gracias por tu amable comentario. Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  6. Federico, as frustrado.23 de julio de 2013, 1:52

    Montando una bici de paseo como esas (pero con barra horizontal que unía el sillín con el manillar) estuve a punto de matarme a mis diecisiete añitos; todo quedó en fractura de clavícula y dolorosas erosiones y contusiones. No volví a montar más en el jaco de hierro.
    Había "escalado" el llamado Alto de la Providencia que -aquí en mi ciudad de nacencia- corona una colina costera y al que se accedía entonces por una sinuosa, estrecha y mal pavimentada carretera, entre praderías y algunos chalets y caserías aisladas (hoy es una de las áreas de expansión residencial de la ciudad), que serpeaba hasta la cumbre. Allí el panorama es grandioso, porque se abre a los pies un abismo vertical hasta el mar y se puede contemplar un buen trecho de la costa acantilada. Tomé un refresco en un chiringo que ya no existe, La Colina del Cuervo (pocos años después solía llevar allí a alguna novieta -entonces en utilitario- y paseábamos hasta que se ponía el sol...casualmente). Pues bien: al descenso, entré con brío en una de las curvas cerradísimas, una rueda patinó en la gravilla y salí volando (lo recuerdo en cámara lenta) hasta estrellarme en el asfalto varios metros más allá. Me recogió un coche de turistas que tuvo la amabilidad de llevarme a casa. Contaban los amigos que fueron a recoger la máquina al día siguiente que le había quedado el cuadro en forma de ocho... Nunca más quise subir a otra bicicleta.
    Para fastidiarlo más, era agosto y me lo pasé con un aparatoso vendaje -también en forma de ocho (!)- llamado de Valpeau que -mira tú- evocaba el tubular que solían llevar trabado a los hombros los ciclistas de los tiempos heroicos. Ciclista, pues, hasta (casi) la muerte.
    Me lo retiraron en septiembre, en vísperas del viaje que hube de hacer a Valladolid, por otra causa que no hizo más que prolongar el sufrimiento: los dichosos exámenes...
    Disculpas por este exhibicionismo impúdico de mis bagatelas biográficas; no todos logramos ser Napoleón..., aunque se intente, no veas, colega.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo asi ocurrio con mi carrera de torero que empezo y termino cuando estuve a punto de ser corneado por una vaquilla con apenas cinco o seis años. Son gajes de las aficiones arriesgadas como las que tu y yo habiamos elegido. Un abrazo, Fede.

      Eliminar
    2. Bueno..., también hay un capítulo de escarceos boxísticos (quién lo diría, ¿eh?): nos zurramos los colegas una temporada y pensé que era mejor conservar el perfil griego que ostento. Pero la gloria se me escapó también por ese flanco: una piltrafilla, David, en eso he quedado. Pero no me des la razón, que no me iba a hacer gracia.
      Abrazo, tronco.

      Eliminar
    3. Yo también tuve uno así, con recogida por parte de un turismo hasta un hospital... Rasguños. Pero eso, podría haberlo evitado, fue culpa mía; lo peor fue otro un tiempo después, con un coche:

      Demasiado largo para contarlo ahora; demasiada fortuna para no haberlo contado mil veces antes:

      http://podi-podi.blogspot.com.es/1991/04/6-de-abril-de-1991-accidente-de.html

      Fue después de 16 años que volví a coger una bicicleta.
      podi-.
      (las fotos de las bicis, muy bien; ya lo dije más arriba).

      Eliminar
    4. La vida esta llena de segundas oportunidades, si no fuera porque no, creeria que alguien nos guarda. Un abrazo a ambos.

      Eliminar
  7. È vero, le biciclette sono per l'estate ...
    E tu, amico mio, sei per il resto dell'anno, per le quattro stagioni, perché in ogni foto e in ogni voce che si effettua la vittoria è assicurata.
    Mi sto godendo come un viaggio pazzesco.
    Questa voce è prelibatezza speciale, puro e squisito.
    David, sei un grande fotografo.
    Un grande abbraccio.
    Meraviglioso post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah ah, grazie Remei, questo folle viaggio è appena iniziato. Un bacio, cara amica.

      Eliminar