Seguidores

Google+ Followers

domingo, 14 de julio de 2013

CAMPOSANTO 2. PISA

Le perdieron las puntas.

Extraños amores. La hermana cuida cada dia la tumba del obispo.

Entre los dos acabareis haciendome daño, parece que diga este pobre almita. Los cientos de metros de frescos del siglo XIV que cubrian el edificio, como este de "El triunfo de la Muerte", fueron recompuestos trocito a trocito tras los bombardeos. Una parte importante se perdio logicamente. Impresiona el documental que recoge esta operación tras la gran guerra.

Esperando a la eternidad.

El triunfo de la vida sobre la muerte.

Sarcofagos romanos decoran el interior del Camposanto.

20 comentarios:

  1. No conec el Camposanto de Pisa, però amb les imatges que ens mostres es veu que es un autèntic dipòsit d'obres d'art. Celebro que ho gaudissis!.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez es el hermano "pobre" del conjunto, pero eso lo hace mas tranquilo y tambien mas interesante en mi opinión, un remanso de paz en medio de la turbamulta. Una abraçada.

      Eliminar
  2. Interesante este Camposanto,David.Pero tus imagenes nos da una idea de la tranquilidad del lugar.Una salida a tener en cuenta en un futuro,Bonito reportaje!

    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que dedicarle un tiempo, creo que vale la pena. Una abraçada, Jordi.

      Eliminar
  3. Me ha gustado especialmente, puede que por su espontaneidad, la de la monjita. En cuanto al Camposanto, mi opinión es que Pisa, más que un destino turístico, es una ciudad turística de paso por lo que los visitantes llegan a ella con prisa porque han de seguir viaje y se limitan a visitar la celebra plaza. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo en eso, Miguel. De estar en otro sitio la gente se quedaria y la disfrutaria como la ciudad se merece. Abrazos.

      Eliminar
  4. Estuve una día durante un viaje de trabajo hace 10 ó 12 años y, despues de un paseo por la ciudad, me pareció injusto que solo se la conociera por la torre y nada más.
    Un beso, amic.

    ResponderEliminar
  5. EL Cementerio (me gusta más llamarlo así que Camposanto, porque debe de haber mucho pez gordo enterrado y poco santo; a menos que la monja de las flores me desengañe con su idolatrado monsignore) es el gran desconocido del gran público. Cuando lo visité hace unos años, le dediqué más tiempo que al Duomo (pese al soberbio púlpito de Nicola Pisano que merece que nos demoremos en su contemplación).
    Teniendo en cuenta que los bombardeos (al parecer de los norteamericanos primero y de los alemanes después) dañaron irremediablemente buena parte de los frescos, te quiero hacer, David, una larga cambiada y traer el asunto a la rabiosa (nunca mejor dicho) actualidad. Me explico:
    Alemania, culpable del horror de la Segunda Guerra Mundial, con toda la secuela de destrucción y muerte que trajo consigo, ¿tiene el menor derecho moral a extorsionar a los pueblos que fueron víctimas de su criminal vesania? ¿Cómo se atreve a hundir a Grecia en la miseria si fue culpable de la muerte de más de 250.000 griegos y de la destrucción del país? ¿Y nosotros los españoles? ¿Qué tal si les pasáramos la factura por la responsabilidad de que hayamos disfrutado de cuarenta años de una dictadura que ellos tanto contribuyeron a implantar? ¿Dispondría Alemania de suficientes caudales para restañar las heridas que su maldad procuró?
    Que no se enfoquen desde esta óptica estas cosas; que con el mayor cinismo y la complicidad vergonzosa de los gobiernos de los pueblos afectados vivamos en este trágala vergonzoso, me reafirma en la creencia de que NO vivimos en democracia; ni nosotros ni la mayor parte de los pueblos de este mal llamado "mundo libre". Las caretas se están cayendo, el ultracapitalismo -que ahora se muestra con desfachatez, sabedor de que no tiene una superpotencia que sirva de referente alternativo a su modelo depredatorio, pero que es el de siempre- aprieta el garrote una vuelta de rosca cada luna nueva.... Pero ¿qué coño estoy diciendo? Aquí lo que tocaba era hablar del Cementerio de Pisa.
    Pero, mirándolo bien, de cementerios iba también "lo" mío.
    Salute.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Fede, de cementerios y de muertos iba el tema. Y en eso estamos. Salute, caro amico.

      Eliminar
  6. Muy interesantes aportaciones las que haces con este reportaje sobre el Camposanto de Pisa.
    Enhorabuena, David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo intento hacerle justicia, Emiliano. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cada foto es mereix una entrada.Estic coneguent aspectes d'una ciutat que ha estat massa mediatitzada per la famosa torre.
    Ací trobe art, a la teua fotografía i en allò que ens mostres.
    Estàs fent un gran treball.
    Un bes!

    És impossible triar-ne una...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eo es, Remei, la torre lo eclipsa todo. Pero como yo, por norma procuro huir de las masas, a la torre casi ni me acerqué. Un bes.

      Eliminar
  8. Muy instructivas y muy bien ejecutadas estas fotografías. Destaco la de la monja y el juego de luces y sombras de esperando la eternidad. Enhorabuena. Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Eres muy amable. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me gustan especialmente esperando a la eternidad y el triunfo de la vida.
    Iré algun día, lo sé, mientras voy cogiendo buenos detalles de los que ya han ido:))
    Tendré que seguir convenciendo a Paco, él quiere ir con la caravana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros hemos ido con coche, Laura. Creo que la caravana es una opción perfecta para conocer esa zona, asi que animaros. Un beso.

      Eliminar
  10. Ya había escuchado hablar de la belleza de los cementerios italianos.

    Son auténticas obras de arte.

    Hermoso viaje estás realizando.

    Un beso

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Italia todo es bello, tambien sus cementerios. Y este ademas es historico. Me alegro que te guste. Un beso.

      Eliminar