Seguidores

Google+ Followers

domingo, 23 de octubre de 2016

BASTOS PERDIDOS.


20 comentarios:

  1. Bastos perdidos. Y espadas, y copas, y oros.
    Cuando los mayores de ahora dejen de jugar la partida, otro entretenimiento que quedará para el recuerdo.
    Mítica baraja que tantos ratos de placer dio con sus variados juegos.
    Es recurrente cuando entras al interior de alguna casa de pueblo abandonada ver alguna carta de naipes esparcida por el suelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el caso. Esta es del Mas Cremat (Llucena), no se si lo conoces. En una próxima entrega lo traeré hasta el blog. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buena imagen David, muy bueno el procesado, lo peor es que parece que "pintan bastos", veremos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la pinta, Alejandro, cuando unos cuantos se guardaban el as de oros en la manga. Abrazos.

      Eliminar
  3. Naipe desteñido de Heraclio Fournier, hallado en lo recóndito de una guarida de maquis del Maestrazgo. La represión fascista asolaba el territorio; se escuchaban las descargas mortíferas en las madrugadas insomnes y había que jugar una escoba para espantar el espectro de la desdentada.
    Tiempos horrendos: pintaban bastos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vas mal encaminado Federico. El naipe aparece en una aldea abandonada a los pies del macizo del Penyagolosa, tierra a la par mágica y convulsa. El lugar se denomina Mas Cremat (Masía Quemada) y estremece recorrer sus calles en un día como el de ayer nublado y atardeciendo. Momentos antes habiamos estado recolectando setas (con la cámara) en el interior de unas trincheras perdidas. Tu lo has dicho, el espectro de la desdentada.

      Eliminar
  4. Desde luego no pintan bastos, jajajaja.

    Un detalle fantástico, David.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bona, David....i molt ben treballada!
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  6. Lo peor de todo es que la fotografía muestra la realidad y, en este caso, la realidad es una Sota de Bastos destrozada y pisoteada en el suelo. Eso sólo cabe interpretarlo como que el joven portador de buenas noticias no llegará nunca y que la fuerza vital y juvenil nos abandona por lo que hemos de afrontar un renacer que nos trasladará a una forma madura de ver las cosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto así... Gracias por tus comentarios siempre interesantes, Miguel. Abrazos.

      Eliminar
  7. Crec que aquest rei ha perdut quelcom més que els bastos!
    Excel·lent detall.
    Una abraçada David

    ResponderEliminar
  8. Una imagen con muchas interpretaciones, pero todas pasan por cierta nostalgia y sensación de abandono.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

  9. Estupendo trabajo. Podría considerarse una especie de bodegón.

    saludos

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  10. Cuento abandono hay por el mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho Laura. Al menos por estas tierras. Besos.

      Eliminar