Seguidores

Google+ Followers

domingo, 6 de julio de 2014

PERDIDO EN EL DESIERTO. Y 3.

Junto a la chimenea del refectorio, en una sala que pudieran ser cocinas o despensas, se encuentra un profundo pozo con este bello brocal de piedra.

En una sala junto a la iglesia, aparecen restos de pinturas en sus paredes.

Si te fijas detenidamente, entre unos textos, aparece lo que parece una representación del La Parca ya que junto a un esqueleto que parece blandir una guadaña se distingue un reloj, una campana y otros personajes, entre ellos uno con corona.

Entre los graffiti que ensucian todo el complejo, se encuentran algunos tan antiguos como este de 1869.

1.877.

Algunos tienen un caracter desenfadado  como este, "MARCHATE MARIA, NO ESTES MUCHO AQUI QUE SI TE DESCUIDAS VENDRA EL CHIQUITIN. CALANDA 25-7-34". Otros nos cuentan los corderos que asaron durante la visita o los conejos que cazaron con mejor o peor fortuna.

Otros te estremecen como este del dia de Año Nuevo de 1937, apenas unos meses despues de iniciarse la Guerra Civil y cuando aun no podían imaginarse la que se les venía encima.

18 comentarios:

  1. Jo trobo lamentables les pintades de les parets. A banda d'un nivell intel·lectual molt baix, penso que es una manca total de respecte per les coses que formen part de la nostra història, es clar que, no crec que la història sigui un dels interessos bàsics dels incívics.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tota la raó, Josep. L´incultura no te edat.

      Una abraçada, amic.

      Eliminar
  2. Todo esto, independientemente del valor que la antigüedad pueda darle a alguno como documento de una época, demuestra que no hay nada nuevo bajo el sol. No, si ya lo decía mi abuela, el nombre de los tontos siempre anda escrito por las paredes. Sólo que ahora lo llaman arte.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, que razón tenia tu abuela, Miguel.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Esos escritos antiguos en las paredes me ponen los pelos de punta.
    Gracias David!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena lección del paso del tiempo y de cual es la huella que queremos dejar de nuestro paso por este mundo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Menudo año nuevo fue ese del 37. Los que lo escribieron bien dejaron su huella ahí.Bien representaron la Parca.
    Tetrica serie has descubierto y nos has mostrado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que me quedo un tanto macabra esta entrada. Como la vida misma.

      Un beso, Laura.

      Eliminar
  5. Está claro, como dijiste hace unos días, que las palabras hablan y nos proporcionan mucha información.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Javi. A veces la información nos llega entre lineas y hay que saber leerla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que cosas mas curiosas se encuentran por las paredes... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si. Es una mania que tengo de hace mucho, leer las paredes. ;)))

      Eliminar
  7. Todos los que estuvieron en este lugar, quisieron dejar una pequeña huella de su estancia, sin proponérselo siquiera deajron un documento histórico.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Un tríptico desolador. Y además, sin futuro.
    Impresionantemente triste, David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Genial el partido que le has sacado a este convento desde muy distintos puntos de vista.

    ResponderEliminar