Seguidores

Google+ Followers

miércoles, 12 de febrero de 2014

SANTUARIO.

Esta entrada se la dedico al amigo Fede para que vea cuanto se equivoca, je, je. Las fotos son de baja calidad pero no tengo mejores.


15 comentarios:

  1. No tendrás esto también en tu casa ;)))
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la habitación de invitados, Laura. Pero ni por esas, ja, ja.

      Eliminar
    2. He venido a ver que decías. Como te gustan las reliquias. No te preocupes que no iré ;-)

      Eliminar
    3. Ja, ja, estas invitada a venir cuando quieras, hay un aparcamiento de vespas justo enfrente de la puerta ;))

      Eliminar
  2. Cuando yo estaba en parvulario con las monjas, teníamos la cabeza esa del negrito, tenía una ranura en lo alto la cabeza para echarle unos céntimos de vez en cuando. Cómo han cambiado las cosas, hoy son más de cinco millones en nuestro país quienes necesitan con urgencia esos céntimos!!! qué horror!!! y lo peor es que esto va a peor, y valga la redundancia... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como esta no eran, Xim. Este negrito es italiano, esta montado sobre una caja de madera que es la hucha. La encontre en el mercado callejero del Trastevere y no me pude venir sin ella. De todos modos, me has dado una idea genial con tu comentario, hacer cabecitas-hucha de torero y llevarlas por las escuelas de Alemania. ¿Como te has quedado? ;)))))

      Eliminar
  3. Tal i com pregunta la Laura, suposo que tot això no es a casa teva, del contrari hauries tingut fotos amb més resolució.
    Una abraçada David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me crees Josep cuando te digo que yo de fotografia poco, no me preguntes que hice porque no lo se pero toda la serie me salio como el... vamos, muy mal. Ya las repetire. Pero si, en la casita del pueblo que es una sucursal de Els encants.

      Eliminar
  4. Yo soy muy aficionada a los "santirulinos", pero esto tuyo merece una explicación, aunque te advierto que en la casa familiar en la que yo nací, en Oviedo, teníamos un oratorio donde venía un cura a decir misa cuando alguno de mis padres, y antes mis abuelos, estaban enfermos. Lo recuerdo con fascinación. Hasta había un armario con la ropa para el cura. Cuéntanos, anda. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, lo tuyo suena mejor. Esta imagen de la Dolorosa, era de mis antepasados, y un dia aparecio (siendo yo pequeño) en la casa de campo donde veraneabamos venia en una preciosa urna de cristal y tenia un impresionante traje negro, podria habernos causado miedo pero la recuerdo con indiferencia. Estuvo durante un tiempo presidiendo la habitación de mis padres sobre una vieja comoda. La siguiente imagen que tengo de ella ya solo quedaba la figura de madera. Probablemente mi padre, persona poco sensible a estas obras y anticlerical convencido se hartó de verla. Cuando tuve edad de valorarla me la apropié y me ha acompañado por todas las casas en las que he vivido. Cuando por fin compramos la casa del pueblo decidi que habia llegado el momento de buscarle un lugar digno. Aunque en la casa no sobra el espacio quedaba un hueco en la pared de la habitacion de invitados y opté por construirle ahi el "santuario". Mi madre que fuera una artista de la aguja, aun pudo hacerle el traje pese a sus problemas de salud y para ello reutilizó parte de la ropa con que bautizarón a mi abuela. Lo demas, de derecha a izquierda. Piedad, obra firmada y encontrada en la basura (esta rota y la cruz la reconstrui yo), hucha de negrito comprada en un rastro del Trastevere, sobre el un cuadro comprado en el rastro de Valencia, el pie de piedra que soporta a la virgen, encontrado en una escombrera de la provincia de Burgos, misal y crucifijos de mi familia, sobre el, exvoto recuperado de una ermita en ruinas. Y por ultimo falsa reliquia de una espina creación de mi suegro. El Cristo de Medinaceli regalo de una amiga y los angelotes obra de mi hermana.

      Eliminar
    2. ¡Rediós, David! Te imagino orondo y bon vivant, revestido de pontifical, con la mitra encasquetada hasta las cejas y un báculo de espino del Maestrazgo en la siniestra recibiendo a las visitas en tu Castel Gandolfo particular. Supongo que sabrás oficiar, por lo menos misas negras. Y aquelarres. Yo sí.
      Lo tuyo es mucho, camarada: mucho, mucho.
      Oye. ¿no tendrás en el sótano una vieja momificada, sentada en una silla de anea y en bata de cretona eh?

      Eliminar
    3. Ja, ja, en lo unico que has acertado es en que estoy poniendome orondo, la vieja momificada la tire porque estaba apolillada.

      Eliminar
  5. Pues estate prevenido, que igual se persona en tu casa Norman Bates que quiere saber como has tratado a su mamá...

    ResponderEliminar
  6. ¡La leche!. Me dejas sin palabras.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar