Seguidores

Google+ Followers

domingo, 12 de enero de 2014

TARAZONA.

Este fin de semana, hemos visitado los alrededores del macizo del Moncayo. Si tuviera que ponerle un nombre de película se me ocurre "Gorilas en la niebla", así que no esperéis fotos de grandes paisajes. Tampoco os he traído imágenes de la dulzura y amabilidad de la gente de estas tierras porque eso no sé fotografiarlo. Nos hemos hospedado en Tarazona que es un pueblo cargado de historia y con una catedral que por si sola merece la visita, pero tampoco de eso traigo fotos, buscadlas por la red. Estas son las imágenes que yo he visto.




21 comentarios:

  1. Me encanta cómo has capturado lo que has visto, preciosas fotografías y hermosa la edición!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. David tengo unas ganas inmensas de visitar este lugar,gracias por el aperitivo...Me gusta mucho como las editas.Un abrazo amigo.-
    http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni. Es un buen sitio para perderse un fin de semana, pero esperate a que haga mejor tiempo. Se lo que digo. ;))

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, "abandono" es lo primero que se me ocurre. Una auténtica pena.

    Por otra parte, "Roma" me gustó, pero "Estambul" te ha quedado genial.

    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen muchos rincones así por la zona. Obviando la belleza o no que puedan tener para un amante de la fotografía, generan bastante tristeza. Gracias por tu comentario, Emiliano. Un abrazo.

      Eliminar
  5. M'encanta veure els carrers, edificis i places fugint dels monuments més clàssics i que, com molt bé dius, podem veure a internet.
    Una abraçada David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estem d´acord tambe en aço. Una abraçada, Josep.

      Eliminar
  6. David, creo que era por septiembre de 2012 cuando hicimos fin de etapa en Tarazona, camino de Peñíscola (¿recuerdas que te comenté mi descubrimiento de Morella?) Me pareció que era una ciudad muy interesante y una de las mayores sorpresas fue la catedral mudéjar que sigue en restauración. Una restauración excelente, a mi juicio y a juzgar por la información que una joven guía, muy simpática y documentada, nos facilitó y que nos persuadió de que el no pequeño precio de la entrada iba destinado en su integridad a aquella rehabilitación. Y, claro, así dolió menos la derrama.
    Tiene Tarazona un cierto parecido con Cuenca, con sus "casas colgadas" en el aire. Dormimos en una antigua casa solariega acondicionada para hotel, en el mismo centro histórico.
    En tus fotos aparecen unas calles abandonadas y ruinosas pero el pueblo, en su conjunto, está bien conservado. Me gustó especialmente la vista que se admira desde un mirador en lo alto de la ciudad, al pie de una iglesia con un altísimo campanile de la ladrillo.
    Cerca de allí esta el monasterio de Veruela, en donde residieron los hermanos Bécquer, a mediados del siglo XIX, y en cuyos claustros Gustavo Adolfo escribió "Cartas desde mi celda". Precioso monasterio.
    Y el feo Moncayo omnipresente: vayas adonde vayas, asoma siempre por encima: en la Rioja, en Castilla en Aragón,,,
    También estuvimos en Borja, pero entonces no caí en que era la patria de doña Cecilia Giménez, la afamada restauradora de arte que copaba los telediarios de medio mundo. Me hubiese gustado hablar con ella...
    Hacía calor y nos urgía llegar al mar. Y por eso pasamos cerca de tu casa, David.
    Salud, camarada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros fuimos a Tarazona en busca de la catedral y debo decir que no me defraudó lo mas mínimo. La simpatía de la joven guía que nos explicó que el dinero de nuestra aportación iba destinada a la restauración era común a todas las personas con las que tratamos en estos días, vale mas esta gente que todas sus catedrales y lo digo de corazón. El caserón donde cocí mi gripe bajo un montón de mantas, fue la casa de los condes de Visconti ¿te suena?. El los ratos que la fiebre me dejaba, subimos al Moncayo y bajamos a la Veruela. En las próximas entradas te cuento.

      Eliminar
  7. Pues has visto muy bien aquello que en realidad transmite el descanso y los buenos paseos de un fin de semana.
    Un abrazo David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Luis, que ha sido un fin de semana (no había mas durante el año), en que hemos tenido que luchar contra la gripe y el mal tiempo. Pese a todo, ha valido la pena. Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  8. Un buen fin de semana bien aprovechado. Me encantan esos callejones y esa tenué luz que realza tu magnífico procesado y que nos traslada a tiempos más remotos.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Me alegra que te guste. Un beso.

      Eliminar
  9. ¡Justo el palacio de los Visconti!, allí nos hospedamos. Estaba en una calle muy estrecha (no dejaban llegar con el coche a recepción), que partía de una plaza o paseo principal de la ciudad.
    ¡Que casualidad, David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, presentía que habíamos coincidido. ;))

      Eliminar
  10. La red no te nuestra tanto abandono David. eso lo venos nosotros cuando acallejeamos por ahí. Me gusta lo que has visto, aunque esté tan mal cuidado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de una visión parcial, pero aquí lo que tratamos son las visiones particulares, no tanto el turismo (para eso hay otras paginas mucho mejores). Un beso.

      Eliminar
  11. Maravillosa huida de la monumentalidad de Tarazona.

    ResponderEliminar
  12. Es difícil huir de la momumentalidad cuando vamos armados con una cámara.

    ResponderEliminar