Seguidores

Google+ Followers

sábado, 12 de enero de 2013

EL PASTOR.


13 comentarios:

  1. Buenas, muy buenas Daavid. Sobretodo la primera, me encanta, con este contraste entre el blanco de las ovejas y el verde del bosque con el punto azul del pastor. Muy buen tratamiento para las dos.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la composición de la primera, con el pastor en su sitio. Buen encuadre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ...chapó David! Para recrear la vista con estos excelentes procesados. Al igual que a Josep, la primera me encanta.
    Un abrazo y felicitaciones.
    Ramón

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho el tratamiento que les das a tus fotos David, yo creo que ya te lo he dicho pero, viendo la primera de las dos que muestras hoy, tengo que repetirme.
    Es una maravilla como has levantado las luces en los lomos de las ovejas para que el pastor tome protagonismo entre esa atmósfera tan lúdica.
    Eres un monstruo amigo mío.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sera para tanto Luis. Eres muy amable. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que nostálgicas son las fotos amigo...imagino la dureza de este trabajo, pero las satisfacciones no las dejo de lado...
    Vivir y trabajar al lado de animales, en plena naturaleza....esto no tiene precio.
    No es que idealice esto, es que veo que el mundo va por otros derroteros...y mal encaminado.

    David las fotos son una pasada, la primera es divina y la segunda me recuerda mucho a la sociedad de "borregos" que padecemos por desgracia.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Remei. No creas que no me lo he planteado alguna vez, pero tengo unos amigos pastores, de la vieja escuela, y son autenticos heroes. Es un trabajo inmensamente sacrificado pero tan romantico...

      Eliminar
  6. Esto me trae recuerdos infantiles del pueblo, cuando era niño y dormía con el resto de mis hermanos (somos 6) en las habitaciones de arriba, por la mañana temprano oíamos un barullo de picarols (cencerros en mallorquín), era nuestro vecino Sebastián con su rebaño de ovejas, pasaban por nuestra calle, nosotros raudos corríamos por la ventana y contemplábamos el trajín de esas decenas y decenas de manchas lanudas, y los corderitos rezagados y los perros metiéndoles prisa... Me ha gustado hasta la canción elegida, mi favorita de los Madredeus claro, qué cántico tan hermoso, parece una sirena..... un abrazote invernal (o sea, muy calentito)...

    ResponderEliminar
  7. Coincidimos tambien en eso, en la admiración infantil por los rebaños, en el gusto por Madredeus y en especial por O Pastor. Asi que me uno al abrazote invernal.

    ResponderEliminar
  8. Dos magníficas fotos dignas de premio en las que juegas con la luz al límite. Un saludo

    ResponderEliminar